Sobre la obra de Tery Fuentes

Nuestro cuerpo está en el mundo como nuestro corazón está en el   organismo. Mantiene constantemente vivo el espectáculo visible (…) y, con él, forma un sistema”

Maurice Merleau-Ponty

A ese permanente estar en el mundo Tery Fuentes responde con impulsos    esenciales que develan un mundo propio a través de sus obras, la artista expresa su especial sensibilidad haciendo uso de los medios tradicionales, con ellos consigue una síntesis técnica en la que el gesto se constituye en contenido, es decir, el impulso creativo está volcado allí, como si todo se jugara al momento de la producción de la obra.

 En presencia de sus imágenes, al dejarnos envolver por ese tempo propio que requieren muchas obras de arte para darse a comprender, nos damos cuenta que detrás de ese gesto, más allá del ejercicio del oficio, se nos devela  un  proceso estético que da lugar a  un estilo propio.  

Sus dibujos parecieran trazar una y otra vez con insistencia su autorretrato, bien sea dejando aparecer su rostro, siempre mirándonos, o bien sea a través de la sinuosidad de líneas que connotan la huella de lo femenino; es una obra que comporta un componente autobiográfico, incluso cuando trata otros temas, sus imágenes, o bien remiten a la artista, o llevan la carga de la energía de lo que la rodea, incluso aquellas más abstractas.

Algunos de sus temas son recurrentes la figura humana, el calzado femenino, los pasos en ocasiones;  temas definidos exhibiendo una línea sinuosa,  sigilosa pudiéramos pensar, y siempre caracterizados por el gesto, ese impulso creativo que designamos en principio esencial y que en el caso de las pinturas las hace aparecer como si todo se hubiese jugado en un momento en un proceso en el que  la materia pictórica se convierte en un espacio táctil  que se nos ofrece a la mirada

Al clasificar las obras de Tery Fuentes conviene considerar la idea de constelaciones más que la de serie ya que no atienden a un orden cronológico tanto como a motivos como dijéramos, los temas reaparecen en ciclos, y una de las motivaciones de la artista es la abstracción. Una abstracción en la que tras la materia, color y forma podemos intuir esa misma sigilosa sinuosidad que caracteriza sus obras.

 El cuerpo, también femenino, aparece a veces  sensual y en  ocasiones contorsionado oscilando así como la abstracción y la figuración en un proceso creativo que termina por dar lugar a una producción que actualiza y da vigor a la tradición de la pintura informalista.

El calzado femenino, partiendo de su experiencia como diseñadora de zapatos en una fábrica, ha sido uno de sus motivos, motivo este que resulta apropiado para enfatizar el interés que por la huella manifiesta la artista, con lo que un doble registro de la huella queda expresado en estas pinturas, en principio en  el tema, el zapato en tanto artefacto que deviene huella y en el énfasis puesto en ese registro que denominamos gesto en principio, en tanto que registro de la acción pictórica. Se trata materialmente de un conjunto de obras en los que la huella cobra vida a través de un particular sentido de la belleza.

Contacto

Instagram @TeryFuentes
Facebook: Tery Fuentes
yosoyteryfuentes@gmail.com

Suscribete